El sati en el hinduismo

Actualizado el

La palabra sati llegó a mi vida de la mano de la serie de dibujos animados La vuelta al mundo de Willy Fog. El sati es el suicidio ritual al que muchas viudas hindúes optaban tras la muerte de su marido. Está prohibido desde 1829, aunque por desgracia se han seguido dando casos puntuales hasta nuestros días.

El sacrificio ritual de la viuda hindú fue prohibido en 1829


El sati ( सती ) es una práctica funeraria del hinduismo que implicaba el suicidio de la esposa en la pira funerario del marido. Fue prohibido por la Compañía de las Indias Orientales en 1829. Desde entonces, ha sido perseguido por varias leyes coloniales y de la India independiente. Se han dado casos de sati esporádicos, el último en Chattisgarh en el 2008.

El sati es un ritual que nos plantea muchas preguntas en Occidente. Hay que buscar en la tradición india para comprender que no era una práctica generalizada y que estaba vinculada a unos ritos de casta y unas creencias religiosas particulares, por lo que ha sido más preeminente en algunas zonas de la India que en otras.

Quien es la diosa Sati

Sati o Dakshayani es la diosa de la longevidad y la felicidad marital. Fue la primera consorte de Shiva. Cuenta el mito que su padre humilló a Shiva y, al no poder soportarlo, Sati se autoinmoló.

Sati denominaba a una esposa virtuosa. El acto del suicidio voluntario adoptó este nombre mucho más adelante. En los textos encontramos las palabras sahagamana o sahagarana que indican la acción de irse con el marido de la viuda. En algunas regiones de la India, y en particular en Rajastán, encontramos el concepto de Satimata, o deificación de la esposa que cometió un sati.

La viuda en el hinduismo

La visión heteropatriarcal del hinduismo no ha sido muy benévola con la mujer. Una niña crecía para pasar a través del matrimonio de la tutela del padre a la del marido. En la tradición y para muchas jóvenes en la realidad, la integración en la familia política suele conllevar mucha presión por parte de las mujeres del linaje, especialmente la suegra.

En esta visión tradicional, la esposa debía cuidar al marido durante su vida. La muerte anticipada del marido era una desgracia y la esposa debía mostrar ese luto de una forma distinta a como se ha hecho en las culturas occidentales. Por ejemplo, el blanco es el color del luto en la India.

En caso de muerte prematura del marido, a la viuda le quedaban tres opciones:

  • Cometer un sati. La mujer emulaba así a la divinidad feminina y, por ello, encontramos en la India relatos que nos hablan del sati como una heroicidad femenina.
  • Internarse en un ashram de viudas como explica Deepa Mehta en la película nominada al Oscar Agua. El mundo de las viudas que viven en comunidad también ha tenido cierta repercusión en la prensa como este reportaje sobre las viudas de Vrindaban.
  • Ser acogida por algún familiar varón del marido o un hijo casado.

La viuda se convierte en diosa

El sati era, en teoría, un acto voluntario. Sin embargo, se asumía que la familia del marido practicaba cierta coerción o, incluso, violencia para forzar a la mujer a ejecutarlo. La mujer que cometía un sati en algunas casta se consideraba una manifestación de la diosa guerrera y, por lo tanto, prestigiaba a la familia del marido.

La importancia del sati se puede observar todavía hoy en Rajastán donde muchas mujeres honran las huellas de manos pintadas en bermellón en la entrada del fuerte de Jodhpur o de Bikaner. Estas manos eran las marcas de las manos pintadas con bermellón de las esposas que se dirigían hacia la pira funeraria. En el fuerte de Gwalior, la sala del sati está en las mazmorras del palacio. En la zona de Shekawati, el templo de Narayani Mata en Jhunjhunu es el mayor templo construido en honor a una mujer que cometió un sati.

La ley contra el Sati

El suicidio voluntario o inducido de las viudas que está documentado en la India desde el siglo IV. La India no es el único lugar del mundo donde se han realizado estas prácticas en el pasado, pero es el que la ha mantenido de forma más consistente como un ritual con valor social dentro de ciertas castas hindúes, particularmente los rajput.

La autoinmolación de la esposa fue prohibida por los británicos en 1829 mediante la Regulation XVII. De este modo, el sati pasaba a ser un acto criminal, al igual que su inducción en la mayoría del territorio de la India actual. Antes lo habían hecho los portugueses en Goa, los franceses en Pondicherry, los daneses en Tranquebar y los holandeses en Cochín. Sin embargo, la práctica del sati en los estados principescos fue más tolerada.

La India independiente heredó las leyes contra el sati del Imperio Británico. El sati de Roop Kanwar en 1987 llevó a formular la Sati Prevention Act 1987, el último intento de la India independiente para poner fin a esta práctica. Desde entonces ha habido casos aislados.

El sati en la pantalla

Hay ciertas reticencias a representar el sati en el cine y la televisión indias. El hecho de recrearlas en el cine, ni que sea como denuncia, puede reavivir el prestigio de estos rituales vinculados con la religión. En Occidente, mi generación descubrió el sati en los dibujos animados de la década de 1980.

Si te interesa la visión del sati en Occidente, puedes consultar esta colección de representaciones del sati de Columbia University.

El sati de la princesa Romy

La serie de dibujos animados La vuelta al mundo de Willy Fog fue una producción hispanojaponesa. Se emitió por primera vez en Televisión Española en 1984. La serie estaba basada en la novela La vuelta al mundo en 80 días del Julio Verne.

La princesa Romy era una gata violeta que representaba a Aouda según la novela de Verne. Willy Fog la rescata de un sacrificio y termina como pareja y acompañante del caballero inglés.

La intensidad del capítulo en que Romy era sometida al sati es recordada por muchos niños de los 80. El león viajero salvaba a la princesa de ser lanzada a la pira funeraria de su marido por una malvada sacerdotisa y un grupo de personajes masculinos de alguna cultura exótica.

Romy, desesperada, corría hacia un lado y hacia el otro, mientras la sacerdotisa invocaba a Kali y le ordenaba que se lanzara a las llamas. La princesa se desmoronaba en la pira y Willy Fog aparecía en su auxilio y la sacaba de las llamas. Mientrastanto, Rigodón y Tico saltaban sobre las brasas para dar un toque cómico a la escena.

El jauhar de la Rani Padmini

El sacrificio de la mujer en el fuego tiene un largo recorrido en la cultura popular de Rajastán. No solo las esposas de los maharajás se entregaban al fuego cuando este moría, sino que en algunos reinos tuvo lugar un sacrificio grupal de todas las mujeres del harén o zenana del maharajá.

Al este sacrificio grupal se le conoce como jauhar y se realizaba para impedir que los enemigos tomaran la fortaleza y humillaran a las mujeres rajput. En la película Padmavathi se recreaba uno de los más famosos jauhar de Rajastán, que sin embargo tiene serias dudas a nivel histórico. La reina Padmavhati condujo a todas las esposas y concubinas del maharaná de Chittor al fuego, ante la muerte del rey contra las tropas de Allaudin Khilji, sultán de Delhi.

Deepak Padukone en su papel de maharani lidera la entrada de todas las mujeres del harén en saris rojos dentro del fuego. Una de las ancianas del harén grita en honor a la diosa (Jai Bhagwani). Es un final muy potente, que fue una escena polémica en la India. Puedes ver la película Padmavaati en Amazon Prime Video.

¿Quieres conocer más sobre la India? Suscríbete


CRÉDITOS
Boda india de Gaurav Kumar [Pixabay]
Mujer rezando ante el sati de Jodhpur de Taru23 [CC BY-SA 4.0]
Sati de Anandjoti [CC BY 2.0]
Huellas de manos de Nagarjun Kandukuru [CC 2.0]

Todas las imágenes son propiedad de Enric Donate y están catalogadas como Creative Commons Atribución 4.0 Internacional [Lee los términos y condiciones CC by 4.0]. Se exceptúan las imagenes indicadas bajo el epígrafe CRÉDITOS que indican el tipo de licencia de uso específica.

Enric Donate
Últimas entradas de Enric Donate (ver todo)

Enric Donate

Descubro contigo la India más auténtica. Especialista en historia y viajes a la India. Exprofesor de Delhi University y Jamia Millia Islamia, autor de contenidos y traductor. Llevo 20 años viajando y viviendo la India apasionadamente.

0 comentarios en “El sati en el hinduismo

  • el 15 diciembre 2018 a las 04:55
    Permalink

    Sobre este ritual y otras alucinantes costumbres hindùes no se pierdan las fascinantes novelas disponibles en AMAZON tituladas LAS TORRES DEL SILENCIO y CENIZAS EN EL RÍO GODAVARI, son sumamente cautivantes y educativas , de la misma autora pero independientes entre sí

    Respuesta
  • Pingback: GWALIOR | Guía completa – DELHICATESSEN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Enric Donate Sanchez .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios CDMON.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies
×